Encuentro

La radio, que antaño era «la» fuente de cultura y que con el tiempo fue desplazada por la televisión, hoy encuentra restos de esa época dorada en programas que disparan magia, educan y «dan ganas».

Durante mi infancia, cuando era chica e iba al colegio, mamá nos despertaba con la radio; mejor dicho, nos despertaba y la radio musicalizaba nuestra rutina diaria. Eso perduró hasta el día de hoy, que ya no vivo con ella, pero cada vez que llegás a su casa está sonando. Mi papá también tiene su radio, fiel amiga suya; y mi tío Rafa, periodista igual que papá, se dormía escuchando la radio.

Cuando llegué a la adolescencia, estaban de moda los programas desenfadados, y la elección de escuchar radio ya fue personal. En algún momento, perdí el hábito, y de un tiempo a esta parte, aunque más no sea, de vez en cuando, la escucho vía streaming.

Este último caso es la alternativa habitual, en los tiempos que corren, para programas que ameritan pago por parte de quienes los generan y  para alcanzar una mayor llegada (aunque, además, las radios «tradicionales» pueden ser escuchadas a través de esta vía). En medio de este éter, de este maremágnum, podemos encontrar perlas cultivadas,  como es el caso de Tinkuy, que, paradójicamente, significa ‘encuentro’.

¿Y qué es Tinkuy? Solo para dar mi humilde visión de algo que es grande, muy grande, lo sintetizaría como un proyecto ambicioso (y tiene con qué) que cuenta con un programa (radial y de los otros, de los que van más allá de las materialidades de los sonidos, de los que dejan huellas) de fomento de la lectura. Un espacio disparador de lecturas, de búsquedas de ellas y de partir desde ellas. Es un transitar un viaje saboreando, con alegría, y a la vez, un espacio desde donde dar a conocer a autores, ilustradores, editores, humanizarlos. El trabajo que ellos hacen, desde el amor por los libros y desinteresadamente, dio como fruto los premios Hormiguita viajera y Madre Teresa y el reconocimiento del Ministerio de Educación de la Nación, pero, fundamentalmente, que desde un lugar tan particular como la radio, puedan fomentar la lectura, una de las cosas, al menos para mí, más placenteras. Todo esto los llevó a que sea identificables como líderes –de opinión, seguro– en lo que a programas de fomento de la lectura se refiere.

Igual, como siempre, me gusta que sean sus propios protagonistas quienes hablen por sí mismos. Por eso, en este «encuentro», los dejo con ellos:

Gloria dijo:

«Tinkuy nace en 2010, como un proyecto de promoción de la lectura, a partir de haber trabajado tres años en una biblioteca comunitaria en el barrio de Once y de descubrir allí el maravilloso mundo de la literatura para niños y jóvenes. Tuve la suerte de cruzarme con personas que me trasmitieron su pasión por los libros y la importancia del rol del mediador. Entre ellas, conocí a Daniela Azulay, quien me brindó y me sigue brindando generosamente todos sus conocimientos. Como soy trabajadora social, una vez que dejé de trabajar ahí, me quedé con una “semilla latente” y decidí armar un espacio propio para seguir compartiendo la literatura. Con Ariel lo bautizamos Tinkuy, que significa ‘encuentro’ en quechua. Y eso empezamos a hacer, generar encuentros con los libros. Así empezamos, con actividades de animación a la lectura para chicos, en un salón que nos prestaban en el barrio de Montecastro, los viernes a la tarde. Luego convocamos a Rocío, con quien yo había trabajado en la biblioteca, “gran compañera de aventuras tinkuyanas”, para armar espacios de lectura en plazas, al aire libre.

En el año 2012, llegamos a la radio. Ahí surgió otro gran desafío. Cómo promover lectura desde un medio de comunicación…  ¡Qué responsabilidad! ¡Qué nervios! De a poco, le fuimos dando forma al programa y se fueron sumando algunos amigos, entre ellos, Matías, y más tarde, ¡¡Daniela!! De a poco, paso a paso, el proyecto fue creciendo, ajustándose, cambiando de forma, adaptándose y empezando a tener identidad propia.

Hoy ya estamos por arrancar nuestra 4º temporada, recorriendo un camino de encuentros a través de la radio, que nos dio la alegría de recibir dos premios (premio Madre Teresa y premio La Hormiguita Viajera 2013) y que el programa sea declarado de “Interés Educativo” por el Ministerio de Educación de la Nación.

¿Qué significa para mí? Así como lo dice la misma palabra, Tinkuy es un gran espacio de encuentro… en muchos y variados sentidos. Me permite encontrarme a mí misma y redescubrir la relación que tuve y tengo con las historias y con la literatura toda. Recordar ese folclore que recibí de la mano y la voz de mi abuela; los libros que leía con mi hermana cuando era chica, mis primeras lecturas “sola”… Todo ese mundo literario que me acompañó y me sigue acompañando. Y que con Tinkuy aflora y revive todo el tiempo. Una de nuestras premisas es, como dice Laura Devetach, que todos tenemos ese mundo interno, esa textoteca que va conformando nuestro camino lector. ¡Y eso nos incluye a todos! Y desde Tinkuy nos parece importante que todos se sientan parte, que todos puedan tener voz a la hora de contar sus experiencias con los libros, sus anécdotas, sus lecturas… Porque todas nos van construyendo. Y eso tratamos de reflejar en cada programa. Y a la vez, desde hace ya más de 5 años (desde que nació el proyecto), Tinkuy me acompaña, me sostiene, me llena de alegrías y de entusiasmo, de ganas de compartir, de buscar, de seguir encontrando y de seguir creciendo. Tinkuy, para mí, ¡es un GRAN MOTOR! Gracias a Tinkuy me encontré también con el resto del grupo, Ariel, Rocío, Matías, Daniela… encuentro que con cada uno se dio de una manera especial, ya que fueron sumándose en distintos momentos, en el momento justo… aportando, compartiendo, dando nuevas miradas, desde su propia historia y conocimientos, brindándole una impronta personal y grupal a la vez. Tinkuy me y nos permite encontrarnos con los oyentes/amigos/seguidores que nos acompañan y apoyan, comparten y participan, alientan… También, a través de las redes sociales, hemos tenido la suerte de encontrarnos con muchos autores. Así pudimos conocer y entrevistar a grandes y reconocidos escritores e ilustradores, también otros proyectos que promueven la lectura… ¡¡Tinkuy es PURO ENCUENTRO!! Tinkuy es un espacio de construcción constante, de nuevos aprendizajes, de muchas satisfacciones, a la vez que nos sumerge en una constante búsqueda. Es un espacio donde podemos decir, escuchar y volver a decir. Por estos días estamos participando en una campaña en Ideame, para poder llevar adelante nuestra 4º temporada. ¡Y nos sigue sorprendiendo la respuesta de la gente! Espero, personalmente, que este hermoso proyecto siga creciendo y que, como lo hizo hasta ahora, vaya encontrando nuevas formas y nuevos espacios para desarrollarse. Ganas hay muchas, ideas nos sobran. De a poco las vamos concretando y cada nuevo paso nos sigue sorprendiendo y entusiasmando como el primer día. Pero, sobre todo, que sigamos promoviendo la lectura, que, sostenemos y creemos, es un bien cultural que debe ser accesible a todos. ¡¡¡Nos estamos encontrando!!!»


Ariel contó:

«Tinkuy es un cable a tierra y a la vez una responsabilidad. Es una devolución a la sociedad, dar algo de lo que uno sabe o posee. Creo que Tinkuy nos encontró a nosotros, en principio,Gloria empezó a realizar encuentros para niños acompañados de adultos, en los que se generaba un espacio para “tirarse a leer” por el simple placer de la lectura. Luego se fue sumando gente y lo llevamos a plazas y parques. ¡Hasta que un día decidimos llevarlo a la radio! Ahí tuvimos que dividir tareas. Igualmente, al principio, era más formal y rígido; hasta que con el correr de los programas nos fuimos desacartonando. No sabíamos hacer radio, pero escuchábamos muchos programas para sacar los mejor de cada uno y adaptarlo a un programa que hablaría de literatura infantil. Así nacieron las secciones del programa; y con el tiempo, las entrevistas nos hicieron conocer autores e ilustradores que no solo nos abrieron sus puertas, sino con los que creamos hermosos vínculos afectivos. Tinkuy es un encuentro permanente con la literatura, pero también lo es con nosotros, con nuestro placer por hacer lo que hacemos con la LIJ. Nos abrió muchas puertas, y este 2015 será un gran año para Tinkuy. Radio nueva, campaña en Ideame, apoyo de dos editoriales importantes, invitación a ferias y festivales, etc. Vamos creciendo con Tinkuy con el firme objetivo de seguir generando encuentros, entre libros y lectores». 


Rocío expresó:

«Tinkuy en mi vida significa un espacio para leer, aprender, informarme, estar con amigos. Tinkuy es un proyecto colectivo sostenido en el trabajo y el amor de todos los que somos parte, y los que somos parte somos todos los que de algún modo u otro participamos, aportamos o mantenemos vivo Tinkuy: quienes estamos en la producción del programa radial y sus contenidos; los oyentes que nos escuchan y dialogan con nosotros; las editoriales y emprendimientos que deciden apoyarnos; y todos, todos aquellos que se suman en esta búsqueda de promoción de la lectura, de tejido de lazos sociales, de tiempo fuera del tiempo y espacio fuera del espacio dedicado a los libros y las lecturas.

Tinkuy nace del anhelo de dos personas maravillosas que buscaban, creo yo, un proyecto al que darle vida. Sus intereses los llevaron para un determinado rumbo y así ese proyecto empezó a cobrar una forma que algo tenía que ver con los libros, la literatura, la poesía, las escenas de lectura, la promoción… algo [de eso] andaba por esos lugares de las palabras tejidas, que forman cuentos, historias, novelas.

Fue tan simple y tan complejo como ¡ponerle un nombre! y teniendo libros, ganas de leer y dar de leer, y ese nombre “TINKUY”, esas personas maravillosas empezaron a buscar aliados, amigos, compañeros, colegas, hermanos. Y… los fueron encontrando.

Y soñando, imaginando, trabajando y leyendo, fuimos caminando. Pasamos por plazas donde llevábamos lonas y libros para que quien quisiera pudiera leer; pasamos por distintas radios ofreciendo un programa semanal lleno de contenidos; pasamos por ferias del libro entrevistas, conversaciones, lecturas, congresos, librerías y bibliotecas. Pasamos y lo seguiremos haciendo, porque amamos lo que hacemos.

Si tuviera que decir hacia adónde va Tinkuy… ay ay, eso no es fácil. Tiene tantas formas, fuerza y futuro que realmente no se sabe hacia adónde pueda ir. Con la energía de tantas personas talentosas y comprometidas, que además se quieren y se respetan, se puede ir muy lejos… más lejos de lo que podamos imaginar. Quizá, la utopía sea un buen lugar al que Tinkuy pueda llegar.

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos, y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar” (Eduardo Galeano)».


Daniela dijo:

«Para mí, Tinkuy significa, además de encuentro, posibilidad, crecimiento, reencuentros, confianza y redescubrimiento.

Es un espacio que surge de la mano de dos alumnas muy queridas. Y eso hace que para mí participar sea aún más rico. Tanto Gloria como Rocío fueron alumnas en los seminarios de formación en Promoción de la lectura “Pasen y lean”, que damos en La Vereda Asociación Civil. Durante el primer año de Tinkuy, me hicieron una entrevista, y conversamos sobre proyectos de lectura, lo que pensábamos y nuestras experiencias en la radio, y quedó “en el aire” la idea de que yo participara de algún modo del programa. En diciembre de 2013, finalmente sucedió, nos juntamos y comenzó mi participación.

Para mí, Tinkuy es un espacio de alegría, resistencia y creación. Un lugar donde compartir literatura, ensayos, prácticas, teoría, poesía, entre otras cosas; una zona que habilita el intercambio de puesta en común, de pensar con otros en distintas capas, con otros nosotros, los que hacemos Tinkuy con otros, los oyentes y con otros, a partir de las consignas que arman y posibilitan una conversación que sigue, se continúa, nos inspira, nos interpela con preguntas nuevas.

En Tinkuy, nos proponemos socializar la información y el acceso. Trabajamos en equipo, seguimos pensando luego y antes de cada programa, nos escribimos mails, mensajes de texto, de FB, nos vamos cebando y no alcanza la grilla; por suerte, siempre nos quedan cosas en el tintero. La creación entre todos, con espacios de cada uno, es una de las fortalezas del programa.

Poner en palabras lo que leemos, lo que pensamos, lo que queremos, abrir para que otros también lo hagan.

Laura Devetach dice en La construcción del camino lector: “Toda sintaxis es una opción de vida inconsciente. Nuestra vida, nuestros propios diálogos, nuestra oralidad y escrituras tienen gramáticas, sintaxis, estructuras, tonos que revelan búsquedas y posturas frente al mundo. Es importante tomar cada vez más conciencia de ese hecho. ¿Damos opciones o imponemos selecciones nuestras? ¿dialogamos o monologamos? ¿es nuestro silencio una puerta abierta para la opinión ajena?”. Creo que es una muy buena cita para definir hacia dónde va Tinkuy para mí. Eso. Proponer, dialogar, continuar los diálogos por las redes sociales, proponer el material que generamos, que esté accesible para los que lo deseen o necesiten en distintos canales además de por radio, la página, Facebook, Twitter… El programa, entonces, es un espacio de creación colectiva y en movimiento, un lugar donde encontrarse con la lectura, con los lectores, con las reflexiones y las prácticas, con autores, con hacedores; y sus cocinas, sus modos, sus obras.

Y creo que hacia allí vamos, siempre con la claridad de que el acceso a los bienes culturales y la lectura son derechos por los que trabajamos todos los días.


Como corolario de estos testimonios tan apasionados, tan llenos de amor por los libros y el otro (lector), les hice una última pregunta, cuya respuesta me pareció mágica y esperanzadora a la vez.  Les pregunté si creían que un niño lector podía hacer el camino inverso de fomentarle el estímulo lector a sus papás, y ellos, con sinceridad y dulzura, respondieron: «Para que haya un niño lector debe haber algún adulto que lo acerque a la lectura, que le ofrezca libros, que comparta con él ese tiempo… A veces son los padres quienes lo hacen, pero puede pasar que esos “mediadores de lectura” sean docentes o bibliotecarios y que despierten ese interés por la pasión con la que lo transmiten… Pero los niños hacen maravillas, así que supongo que todo es posible».

No todo está perdido si nos encontramos…

Se agradece la gentileza por la imagen. © 2015 Tinkuy. De izquierda a derecha: Ariel Marcel, Daniela Azulay, Gloria Claro, Rocío Gil y Matías Luna

Se agradece la gentileza por la imagen. © 2015 Tinkuy. De izquierda a derecha: Ariel Marcel, Daniela Azulay, Gloria Claro, Rocío Gil y Matías Luna


Y tenés diez días más para colaborar en la campaña, porque se vienen muchas sorpresas más, que exceden el programa de radio…


¡¡¡Hoy a las 22 se lanza la 4.ª temporada de Tinkuy Radio. Podés escucharla a través de La RZ!!! Y sintonizá literatura.


Recuerden que pueden escribirme y visitar la fan page en Facebook.
Anuncio publicitario

Acerca de Julieta Botto

Editora, diplomada en LIJ, madre, curiosa.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: